Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
30 mayo 2016 1 30 /05 /mayo /2016 18:13

Ana Belén Montes, la máxima especialista en Cuba del Departamento de Inteligencia de la Defensa de EEUU, fue arrestada una semana después del 11-S por espiar para el régimen de Fidel Castro

Por: Daniel Iriarte

30-5-2016

Ana Belén Montes recibe un galardón de manos del director de la CIA, George Tenet, en 1997 (Foto: Wikimedia Commons)

Ana Belén Montes recibe un galardón de manos del director de la CIA, George Tenet, en 1997 (Foto: Wikimedia Commons)

Desde mi oficina puedo ver el Pentágono ardiendo. Nos esperan días negros; tanto odio...”. La analista Ana Belén Montes, la máxima especialista en Cuba del Departamento de Inteligencia de la Defensa de EEUU (DIA), escribía así a un viejo amigo a los pocos días del 11-S. Una semana después, miembros del FBI se personaban en su lugar de trabajo para arrestarla por espiar para el régimen de Fidel Castro. Se la considera la espía de mayor nivel que el régimen cubano ha logrado reclutar jamás. Pero usted probablemente jamás ha oído hablar de ella, y por buenas razones.

“He venido a enterrar los últimos vestigios de la Guerra Fría en las Américas”,proclamó el Presidente estadounidense Barack Obama durante su visita a Cuba el pasado marzo. A esta actitud aparentemente amistosa respondió Fidel Castro, pocos días después, con un gélido mensaje: “No necesitamos que el imperio nos regale nada”. Algunas inquinas son difíciles de superar.

Tal vez no le faltasen razones al veterano revolucionario para desconfiar de la súbita cordialidad estadounidense: al fin y al cabo, no habían pasado ni dos años desde que había salido a la luz el escándalo de ZunZuneo, una iniciativa estadounidense para establecer un sistema de mensajería gratuita en Cuba que, en una segunda fase, hiciese posible la organización de un movimiento masivo de protestas contra los Castro, tal y como reveló una investigación de la agencia Associated Press. El proyecto también preveía la captación de músicos contestatarios cubanos, y el reclutamiento de estudiantes latinoamericanos que pudiesen actuar como agentes estadounidenses.

La iniciativa no fue cancelada hasta 2012, cuando ZunZuneo tenía ya 40.000 usuarios, ante la constatación de que jamás iba a ser económicamente autosuficiente. Y no ayuda que la institución responsable no fuese ni la CIA ni el Pentágono, sino USAID, la -a priori- más inofensiva agencia de cooperación estadounidense.

Y sin embargo, en otros aspectos sí se han saldado algunas cuentas pendientes entre ambos países. Es el caso, por ejemplo, del intercambio de espías que tuvo lugar en diciembre de 2014: mientras La Habana entregaba al contratista estadounidense Alan Gross, Washington hacía lo propio con los tres miembros de la llamada “Red Avispa” de espías cubanos que todavía permanecían en prisiones estadounidenses. Gross había sido enviado por la USAID en 2009 a entregar material de telecomunicaciones a la comunidad judía de Cuba, por lo que fue considerado un agente de inteligencia por las autoridades cubanas y fue tratado como tal (él siempre lo negó, y su familia a la agencia de cooperación estadounidense, alegando que la misión a la que le habían enviado entrañaba importantes riesgos de los que había sido advertido. La demanda se resolvió mediante un acuerdo extrajudicial).

Los cubanos, por su parte -Gerardo Hernández, Ramón Labañino y Antonio Guerrero-, tres de los llamados “cinco héroes” por el Gobierno cubano, formaban parte de una red de agentes cuya misión era infiltrarse en las organizaciones de exiliados anticastristas, con el objetivo, según La Habana, de “prevenir atentados en la isla”. Uno de ellos, René González, había sido puesto en liberad condicional en 2011 y se le había permitido regresar a Cuba, mientras que otro, Fernando González, fue excarcelado tras cumplir quince años de condena en 2014.

Los exagentes cubanos que estuvieron presos en EEUU René González (3i), Ramón Labañino (d), Fernando González (4d), Antonio Guerrero (3d) y Gerardo Hernández (2d), en Caracas (Efe).

Los exagentes cubanos que estuvieron presos en EEUU René González (3i), Ramón Labañino (d), Fernando González (4d), Antonio Guerrero (3d) y Gerardo Hernández (2d), en Caracas (Efe).

Lo que las autoridades cubanas no dicen, y muchos en la propia isla ignoran, es quela “Red Avispa” estaba formada no por cinco agentes, sino por más de una veintena. Seis de ellos lograron huir a Cuba, mientras otros cinco optaron por cooperar con el FBI (a estos, obviamente, el régimen cubano no los considera “héroes”). Algunos más tenían cobertura diplomática y fueron expulsados, mientras que el resto quedaron en libertad por falta de pruebas. Y luego estaba Ana Belén Montes.

Hija de un psicólogo militar portorriqueño y nacida en una base estadounidense en Nüremberg, Alemania. Su bilingüismo le permitió acceder a la DIA en 1985, ypronto pasó a ocuparse de asuntos latinoamericanos: primero Nicaragua, en aquella época en plena guerra civil entre la “Contra” y el Gobierno sandinista, y desde 1992, también Cuba. Considerada una persona fiable y patriota, la pregunta que surge es: ¿cómo acaba una persona así trabajando para un régimen enemigo?

Su golpe maestro llegó a finales de 1998: Montes colaboró en un informe en el que se concluía que, tras el desplome de la URSS, Cuba ya no suponía un peligro, una línea de pensamiento que acabó por imponerse en amplios sectores de Washington

Al parecer, Montes ya era una agente cubana cuando empezó a trabajar para el Pentágono, o le faltaba muy poco para serlo. La había reclutado una portorriqueña, Marta Rita Velázquez, a la que conoció mientras estudiaba en la Universidad John Hopkins. Velázquez (cuyo nombre en clave era “Bárbara”) le presentó a oficiales cubanos de la Misión de la ONU, que le organizaron un curso de entrenamiento en Cuba, a donde viajó en 1985, vía Madrid y Praga. El proceso duró algún tiempo, pero está constatado que Montes comenzó a pasar información a la Dirección General de Inteligencia cubana (DGI) al menos desde 1991. Otro agente de la DIA que se convertiría en su némesis, Scott Carmichael, asegura que en 1987 Montes proporcionó los datos necesarios para que el Frente Farabundo Martí (una guerrilla salvadoreña apoyada por Cuba) pudiese atacar con éxito un campo de entrenamiento organizado por la CIA en El Salvador.

Su golpe maestro llegó a finales de 1998: Montes colaboró en un informe en el que se concluía que, tras el desplome de la URSS, Cuba ya no suponía un peligro para los EEUU, una línea de pensamiento que acabó por imponerse en amplios sectores de Washington. Tras el desmantelamiento de la “Red Avispa”, esta interpretación parecía correcta. Mientras tanto, Montes se comunicaba con sus controladores mediante mensajes codificados enviados por una radio de onda corta, el mismo sistema que utilizaban todos los espías cubanos. Según admitiría ella misma posteriormente, desveló los nombres de al menos cuatro agentes de la CIA que operaban en Cuba.

Pero poco después, Scott Carmichael empezó a sospechar la existencia de un 'topo'. Tardó dos años en reunir las evidencias suficientes para forzar una investigación contra Montes. En aquellos días, la ansiedad de la mujer era compartida por las autoridades cubanas, que durante un tiempo tras el 11-S temieron que George W. Bush les incluyese también en el “eje del mal” y aprovechase la coyuntura para tratar de resolver militarmente la “cuestión cubana”. Además, en esta ocasión no podrían contar con la inestimable ayuda de Montes a la hora de prepararse para una invasión: la espía fue detenida el 20 de septiembre de 2001.

Montes acabó declarándose culpable de los cargos de conspiración para cometer actos de espionaje, y fue sentenciada a 25 años de cárcel, de los cuales ha cumplido ya más de la mitad. Velázquez también sería posteriormente detenida y juzgada.

“Yo considero que la política de nuestro Gobierno hacia Cuba es cruel e injusta, profundamente inamistosa”, explicó Montes en su juicio. “Me consideré moralmente obligada de ayudar a la isla a defenderse de nuestros esfuerzos de imponer en ella nuestros valores y nuestro sistema político”. En una entrevistaafirmó: “Es importante que en la isla sepan que hay muchos norteamericanos honestos, aunque el sistema crea una forma de pensar que nos hace creernos superiores, dueños del mundo. Por eso para que las cosas cambien realmente, tiene que venir un cataclismo político en la vida norteamericana que haga evolucionar el pensamiento, la psicología y la cultura del país, preservando lo mejor que tengamos y modificando lo perjudicial”, aseguró. “No está a la vista ese cambio. Pero llegará. Me siento una contribuyente a ese cambio. Hay otras personas que también lo han hecho. No pretendo darme exclusividad”.

Ahora que “los cinco” están libres, Montes es el objeto de una campaña que comienza a cobrar fuerza. Según Fernando Ravsberg, ex corresponsal de la BBC en Cuba, el diplomático cubano Néstor García Iturbe está gestionando bajo mano su libertad, tal vez promoviendo un intercambio con algún otro preso por espionaje en la isla (que podría ser Ernesto Borges Pérez, según especula la página anticastrista Cubanet.org).

En Cuba ya existe un “Comité por Ana” que promueve su liberación, liderado por el profesor del Seminario Evangélico de Matanzas, Douglas Calvo. La iniciativa no cuenta con respaldo oficial, que durante mucho tiempo ha preferido no incidir en el asunto para no debilitar la defensa de sus “tres héroes”: su principal argumento era que estos no pretendían obtener secretos militares estadounidenses, sino prevenir acciones terroristas en la propia Cuba. Y a diferencia de ellos, Ana Belén Montes sí era una espía declarada.

Para Calvo, esto no debería impedir su puesta en libertad. “Las personas que hoy puedan estar infiltradas en Al Qaeda o en otros grupos extremistas, ellos son también espías. No podemos demonizar a toda persona que realice un trabajo encubierto ni privarla de sus derechos, como ha ocurrido con Ana Belén, la cual está en aislamiento desde hace 14 años”, le dijo a Ravsberg. Al fin y al cabo, asegura, “el gran delito de Ana Belén fue decir la verdad en sus informes al Pentágono, que Cuba no constituye un peligro para la seguridad de EEUU”. En un momento de deshielo, la causa de Montes cobra fuerza en la propia Cuba. Hoy, cada vez son más cubanos los que conocen su historia, y los que apoyan su causa.

Fuente: elconfidencial.com

Compartir este post

Repost 0
Published by vozdesdeeldestierro.juancarlosherreraacosta.over-blog.es
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Blog Voz desde el Destierro
  • Blog Voz desde el Destierro
  • : Esta Página, "Voz Desde el Destierro", pretende que sea una tribuna en la Red de redes, para aquellos que no tienen voz dentro de la isla de Cuba, para romper el muro de la censura, la triste y agobiante realidad del pueblo cubano. Editor y redactor: Juan Carlos Herrera Acosta. Ex-preso Político de la causa de los 75.
  • Contacto

  • vozdesdeeldestierro.juancarlosherreraacosta.over-blog.es
  • Luchar por el Derecho a los Derechos en Cuba
  • Luchar por el Derecho a los Derechos en Cuba

">